Archivos Mensuales: mayo 2013

La otra tarde

La otra tarde, la del frío otoño casi invierno
En que caminábamos en silencio
Tristes, huraños hacia tu portal
En el momento en que se abrieron
las puertas del ascensor
De tu casa
Yo pensé que casi te odiaba.

Ya en el primero tu insolencia
Maldita de siempre
Cortaba
Junto con mi rabia
Como un cuchillo afilado el ambiente.

En el segundo miraba
Cabizbajo al suelo
Donde se amontonaban
Cenizas de un clandestino cigarro
Y tú mientras tanto
Suspirabas fría y seria en silencio.

Pero ya en el tercero
Me llegaban
Tu perfume y el olor inconfundiblemente excitante
De tu cuerpo
y mis venas se dilataban
y contigo presente en ese espacio tan pequeño
respiraba a bocanadas
tus recuerdos

así que ya en el cuarto había perdonado
tus desplantes y mis soberbias
tus desprecios y mis rarezas.

En el quinto levanté la mirada
Y esbocé una sonrisa, tímida
Buscando levemente el contacto de tu piel
Con mis dedos
Esperando una respuesta cómplice de tu cuerpo.

En el sexto levanté la mirada
Y volví a encontrar en tus ojos el mar
Como siempre el más azul,
el más brillante, el más bello.

Así que cuando por fin se abrieron las puertas
habíamos llegado nuevamente
a nuestro séptimo séptimo cielo.

Anuncios