Delito y pena

Los acreedores tienen mejor memoria que los deudores,
eso siempre ha sido y será así sin duda alguna.
Hoy reconozco que no se absolutamente nada de ti.
Si ríes, lloras, me recuerdas o me has olvidado,
pero reconozco que recuerdo tus ojos y tu boca.

Supongo que tendemos a no olvidar las cosas buenas,
esos momentos que pasamos juntos riendo a carcajadas,
esos malos momentos donde ambos apoyamos firmemente,
o esos otros revolviéndonos entre sabanas de hotel.

Es curioso, pues en la cotidianidad de todos los días,
normalmente todos se quejan de la mala memoria,
justificando así sus tontos despistes y faltas,
sin ser conscientes del sufrimiento que provocan.

Y sé que en cierta medida, la memoria humana
automáticamente borra los recuerdos dolorosos.
A mí me debe pasar eso, y no desapareces de mi memoria.
Hoy sé que mi delito fue amarte y mi pena recordarte.

Anuncios

Un pensamiento en “Delito y pena

  1. Karmel dice:

    ¡Vaya que he esperado tus letras! Y lo sabes ¿verdad? Porque son buenas, porque dicen mucho, casi siempre de recuerdos dolorosos, pero bellos… y dejas tan claro que eres acreedor… yo también lo soy.

    Soy además incapaz de olvidar tus letras, incapaz de olvidar a un buen amigo, incapaz de olvidar…bueno va, que te recuerdo con cariño y que me ha encantado tu poema, y como siempre …es bello.
    Ahhhhh, ah…y recuerdo también que soy deudora…

    Muchos besos.

Dime que te parece dejando un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: