Archivos Mensuales: junio 2012

Costurera

Esta noche el calor no me ha dejador dormir
o quizás eras tú plantada en mi recuerdo,
presente en este tiempo de noches a oscuras
en el que no te veo en el mundo que me rodea.

Tengo un sentimiento de desesperación embotada
porque dejaste de ser la puerta de mis esperanzas,
puerta hermosa a los pies de mi refugio seguro,
puerta de entrada a la felicidad plena.

Y hundo la pluma en la tinta negra de mi duelo,
en el morir diario de mis deseos sin tu cuerpo,
escribo versos en la oscuridad en la que caigo
en el bajo mundo donde ahora sin ti habito.

Y quisiera hoy abolir tenazmente el miedo que siento,
el insomnio que me embarga aun estando despierto,
dejar de rasgarme el corazón y las entrañas
pues tu ya no estás para coser los jirones de mi alma.

Recuerdo

Jodido el recuerdo que me atrapa ciertos días,
entregándome a un vértigo lejano al que producían tus besos.

Y viene a visitarme cruel demasiado a menudo,
escuecen las decisiones tomadas en este testamento.

Duele la herencia que que dejaste en mi corazón para siempre,
y a pesar de todo, no me arrepiento un apice de amarte.

Te siento aquí

Hay noches en las que todo vuelve al presente,
se acrecienta el recuerdo, nuestras historias,
y vuelven las tinieblas a las ocuras noches.
Deslizas, querida, tus tacones por mis recuerdos,
mientras yo deseo bailar en tu cama blanca,
embriagado con tu entrega y mi insomnio.

Y es que hay noches en las que no logro apartarte,
sin piedad y abiertamente te siento delante de mi,
mirandome con tus grandes ojos en mitad de la calle.
Y haces que bailen mis dudas y sopese mi existencia,
sucede que al sentirte en la noche y en mis adentros,
se me derrumba la vida, como cuando me fundí contigo.