Archivos Mensuales: octubre 2011

Tus manos

Sueño con tus manos de fuego
que buscan a las mías en su encuentro.
Tus ojos perdidos mirando dentro de mí.
Dos corazones que se estremecen
ante la inmensidad de un sentimiento,
y unas pocas palabras, muy pocas,
para hacer el momento eterno…

Sueño con tus manos ardientes
pequeñas, y que encuentran las mías.
Tus preciosos y grandes ojos radiantes.
Dos corazones que tiemblan felices
frente a la enormidad de lo que nos rodea,
y unas pocas palabras, sobran casi todas,
para ver toda una vida en un instante…

Comenzó todo casualmente, casi sin darnos cuenta,
pero hoy puedo afirmar lo que he aprendido en años:
Yo no podía ver la luz, no sabía hacerlo, no tenía ni idea,
hasta que cerré los ojos y me desperté junto a ti.

A veces me parece que todo esto es una locura,
otras mataría por vencer obstáculos y vivir este sueño.
Hoy, aunque estés lejos quiero dedicarte estas palabras,
a fin de cuentas estos son mis sueños y solo a ti te pertenecen.

 

Comeback

Hace semanas que no escribo nada, lo sabes.
Ni una sola linea ha llegado a salir de mis dedos.
He aprisionado mis pensamientos en mi cabeza,
con la necesidad de sudarlos bajo el sol del verano,
quemándome la piel, si, pero por dentro.

Necesitaba tu redención, la de la palabra suave,
tu respirar al oído, tu ternura sin reproche.
Tras navegar hacia el norte a la deriva
por mares de asfalto y grava, alejándome de todo,
una plaza junto a una catedral me llevo a ti.

Y no es que me de por abrazar santos, la verdad,
puestos a abrazar prefiero mil veces tu cuerpo,
caliente y desnudo entre mis brazos, tu olor…
Tu si que eres un monumento y descanso,
de este peregrino que recorre la vida buscándote.

Desde estas lineas quiero darte las gracias reina,
por liberar de nuevo mis letras, mis versos;
para contar al mundo esos momentos felices que
pude vivir contigo en decenas de batallas donde
el arma mas mortal, no era otra sino nuestros besos.