Archivos Mensuales: diciembre 2010

Ven a mi

Aprendí a sentir contigo, a escucharte.
El amor, como una flecha atravesó el corazón,
Vino a mí, pero sin preguntarme, lentamente,
tomando mi vida casi sin darme cuenta,
durante ocho años, sin duda, has ido calando en mi.

Y me hizo feliz, me dio alegría y complicidades.
Dejé de conocer la vida del uno sin el otro,
deje de pensar primero en mi por pensar en ti.
Pero de repente explotó la vida, nuestras vidas,
esa que compartíamos como podíamos.

Espero que no me olvides jamás, mi vida,
que te llene de vida la memoria de este amor.
Que el amor que has conocido conmigo,
te haga dejarme siempre en tu corazón.
Que te de fuerzas para continuar dando pasos.

Llueve en la calle

Llueve en la calle, donde aun no ha amanecido.
La lluvia moja el asfalto y las aceras.
Mientras ese sonido me devuelve a la vida,
a este día en el que de nuevo no te tendré.

Aun no termino de abrir los ojos,
de tomarme ese café que me lleve a mi realidad
con el calor de la taza en mis manos,
sin el calor de tu cuerpo a mi espalda

Y es, cariño mío, en días como este,
cuando antes de abrir los ojos ya pienso en ti,
con un deseo incontrolable de abrazarte,
un deseo loco por besarte mil y una veces

Y afuera, en la calle, sigue lloviendo,
como anoche lo hacia mi corazón al irse a dormir.
Con la pena de no tener al amor de mi vida a mi lado,
con la pena de que el conformismo devore al amor.

Noche de insomnio

¿Sabes? A veces me despierto por la noche
y se apresura a mi mente tu nombre.
El sueño da paso rápidamente a la silenciada
ráfaga de mi grito lejano. Ven y abrázame.
Se me han parado los sueños en este frio invierno,
pero mi corazón se rebela, no se conforma,
pide a gritos que tu primavera venga, de nuevo,
a derretir esta nieve y fría noche.
El olor de tus sentimientos y preocupaciones
se congela sobre mi cuerpo, es mi escarcha.
Y pienso en tu perra dormida a tu lado, envidiándola,
disfrutando de ese silencio roto por tu respirar.
¿Y esto se me pasará al llegar la mañana?
¿Solo es el frío de la distancia, del miedo?
A ratos pienso que sólo nos tendremos en la eternidad,
que en esta vida solo serán libres nuestras almas.
Pero sabes lo que pienso y siento, y amo,
sabes que soy un luchador, un inconformista;
así que determino que el destino solo está dormido.
Que la esperanza, aun tímida a veces, nos busca y encuentra.

Días difíciles

Mañanas tristes, conversaciones apagadas,
apuntan finales a los que nos negamos,
tratamos de apartar corazón con razón,
sufrido trabajo, quizás vano.
Y te ves atrapada, yo atrapado,
la vida juega malas pasadas,
te quieres aferrar a un tesoro
que se va sin que lo quieras.
Sin duda son días difíciles, mucho dolor;
se desmorona la vida a jirones,
a ti con accidentes de tráfico y verdades,
a mí con pérdidas de corazón y afectos.
Y solo quiero que estés bien,
quizás nos reencontremos algún día,
así lo espero, créeme, así lo espero
pero ahora necesitamos ausencias.
Que seas feliz querida compañera,
me retiro un momento pero no me voy,
no se quitar de mi cabeza
lo que siento en el corazón.