Tarde de vértigos

Ayer tarde te llamé, estabas taciturna,
intuí tus miedos y vértigos al instante.
No olvido el pánico que se apoderó de mi
en el instante en que tu seria voz me explicaba.

Ciertamente tengo miedo de perderte,
por más que me digas que no te irás.
Es ese fantasma, que no soportarás más,
que por tanto amarme no quieres separarme de nada.

Y aunque sufro como tú, aunque siento vértigo,
no te puedo negar que es maravilloso,
que jamás me niegues un solo pensamiento,
que jamas calles conmigo una sombra de duda.

Y después me alegré, luego estuve contento.
Me alegro porque he encontrado mi perla preciosa,
porque la sinceridad y complicidad la siento
con el mero hecho de pensar tu nombre.

Y deseo verte, necesito verte y tocarte,
recorrerte con las yemas de mis dedos;
y con mis labios, sentir el calor de tu piel,
Erizarte con tan solo tocarte, olerte.

Eso es lo que sentí contigo ayer tarde,
siento que crecimos otro poco, despacio;
Afianzando el amor, superando miedos,
iluminando mi esperanza con tu sonrisa.

Anuncios

4 pensamientos en “Tarde de vértigos

  1. emmagunst dice:

    no tengas miedo, es el peor aliado en esto del amor

  2. Ayer, ya pasó. ahora hay que sentir la vida que nos queda por andar…

    Saludos y un abrazo.

  3. Un abrazo, amigo. Por los versos y los amores.

Dime que te parece dejando un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: