Tarde de domingo

Esta tarde de domingo se me hace larga,
no se si la lluvia que veo caer por la ventana
tiene que ver con mi estado de animo,
pero te echo mucho de menos,
más de lo normal, que ya es bastante.

Esta tarde te busco pero no te encuentro,
y me rebelo, me rebelo contra mi vida.
Me gustaría estar junto a ti,
quizás en un sofá haciendo nada,
o haciéndolo todo mitigando el frío.

Y aquí estoy, deseando cierto día de diciembre,
donde esperamos que podamos vernos,
donde con mi guiño complice te reciba
pasando nuestras horas más felices,
con nuestra cena prometida de navidad.

Pero esta tarde no estaremos juntos,
esta noche no vendrás, no te tendré.
Así que por esta tarde me despido con un beso,
con un beso que no significa lo de entonces,
un beso que simplemente le doy a tu foto.

Hoy no te puedo besar y apretar tu mano,
no puedo guiñarte el ojo y sonreirte,
y sería la tarde perfecta para pasarla juntos,
con una taza de chocolate caliente delante
y toda la vida por contarnos.

Anuncios

Un pensamiento en “Tarde de domingo

  1. emmagunst dice:

    es una hermosa carta de amor, tendrías que enviársela… =)

Dime que te parece dejando un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: